Google+ Followers

miércoles, 7 de diciembre de 2016

CHUS CASTRO / POEMARIO "SUSPIROS Y GRITOS"

 PRESENTACIÓN DE SU POEMARIO EN CAFÉ CULTURA TRÉBOL 


Siento que me siento sobre el hambre
que mi dicha es la tumba de algún niño.
¡¡ No me gusta!!

Siente Chus Castro, que nuestro proyecto de sociedad se afinca sobre los muertos,  no le gusta que sólo haya un camino lleno de sangre y vómitos de aquellos que producen, en su esclavitud, el mundo a nuestra perfecta medida en el morirse ellos a la vez. No le gusta que el mismo pálpito gozoso de nuestro escaparate, sea el pálpito definitivo de sus muertes.
No le gusta que los poderosos sigan produciendo pobres, dice Chus en su poema, ni personas que sufren, siente el poeta elevando utopías y descaros escupidos a las caras de aquellos que sólo miran su ombligo y que jamás leerán un poema suyo.
No interesa, el telediario nos deja al margen del pecado. El pecado de soberbia que nos corre a todos como un arroyo frío a los pies, mientras nuestras perfectas zapatillas de marca nos siente la humedad que vocifera.
El poeta hace esa voz suya y sube el tono: no me gusta que sólo haya una ley, la del dinero.

Entonces se refugia en poemas donde gritar un poco en salvaguarda, y nace la ternura de sí mismo…

Quiero ser…
Las gafas del viejecito de la esquina

la tacita que tiene el asa rota….

Quiere ser el poeta el sueño del amigo, para izarlo al todo por el todo y sentirse persona antes del derrumbe de las almas, en un mundo dejado de la mano de Dios, y sus ancestros.

Curar al mundo quiere, el poeta, con armas de palabras que confundas las armas de aquellos que abanderan guerras y secuestros de la felicidad de un planeta, que podría ser de otra manera, todo de otra manera.

No me gusta que destruyan la tierra.

Piensa que en el crecer está el secreto del cambio de los hombres, que en el amarse surgirán las primaveras especificas donde el paisaje fructifique en flores de niños riendo…
Cuando la realidad es esa otra, que amplifica en su verso:

que nadie se entere que estamos muriendo…

Que vamos muriendo…, en el negro, negro que vislumbra, pero sueña en verde, entre versos, donde la primavera, vuelve y vuelve…

Y hoy termina por fin la triste espera
hoy por fin huele mi huerto a primavera
esperando muy pronto estar contigo


El amor como cura y salvamento.

y el nosotros es un tu y un yo contigo…

No dejéis que lo mate la costumbre


El amor que fluye en su poema, el amor como cimiento, como debería ser, el amor como refugio y actor principal de la obra de la vida. El amor al otro que surge como un laberinto desde su adentro…

Quisiera caer ahogado de vivirte
y sentirte en la garganta…

El amor y la libertad nos da la única posibilidad de supervivencia, y él lo sabe perfectamente

Maldito, desde aquí, este mundo mío
que se arrulla entre los brazos de lo injusto

no lloraré por irme
sufro por la risa del que se queda


GRITA, LIBERTAD


La vida la mantienen a resguardo en su poemario, que se mueve en sentimientos cotidianos y en la verdad de un mundo que nos aprieta, donde él no quiere, no se resigna, a vivir con los pies en la realidad que nos proponen, el prefiere jugársela a la carta que pone boca arriba sobre la mesa, y si el mundo no se adapta a su engranaje, el soñará… y subirá para acostarse a ratos con la luna.