Google+ Followers

lunes, 19 de septiembre de 2016

déjame que delire

Saboreemos la luna a trozos sobre el tejido mojado
de lágrimas o sueños…, esparcida la humedad,
como fases de la luna primera.
Deja que soñemos soñando
que el mundo se ha ido a vivir a otra parte.

Que delire, déjame que delire
que el beso es la moneda de cambio,
que el abrazo, el poder de los hombres,
que la palabra, la fuente en fantasía,
que el amor, el todo en absoluto.



Soñar que el aire se respira con los dedos,
y me destilaré poema por todas las vertientes,
me haré sangre de letras en poesía,
será mi hígado un verso fantástico
robado a la noche de flores de cal.  

Una frase cualquiera descubrirá el sortilegio
cuando de amor bebamos
y amor precipitemos por las venas,
a la luz de la luna en medio de la calle,
restando a las balas el protagonismo.

Firmemos los contratos con un beso
y que la sociedad se desvanezca
para parirse nueva.