Google+ Followers

lunes, 25 de abril de 2016

PERDÓNAME NATURALEZA




Se duerme el árbol en su peor apuesta.
El río se soslaya con la última gota de agua limpia.

Se aprisionan los cuerpos desolados
de los peces que mueren.

El animal no encuentra su camino sobre el hielo sin hielo.

El mar se desiguala, el cielo se entorpece.
La lluvia se perturba en cientos de matices,
el gris se amiga, los oscuros se instalan.

El mundo se traviste, se desgaja otro mundo.

Es un paracaídas de malas consecuencias.

Y yo me desaliento…
La pasión me hace oro y en el latir consuelo
el arrebato de ganas de morirme.

Me desaliento si sé de la evidencia
de que el mundo se ladea hacia un lado distinto,
y entonces me restriego el beso
que dejaste en mis labios y me quema la cara.

Sigue habiendo motivos, aún estamos a tiempo.