Google+ Followers

lunes, 25 de abril de 2016

En mi mundo de voces
la paz se crece huérfana
en la estrategia animosa
que establece la rima
que completa el poema,
mientras respiro y siento.

Afuera, la paz es mercancía.

Obscena, nos deja vislumbrar sus alambiques
en la catarsis ilusoria de la poesía,
que se fragua bajo el miedo,
mientras ebrios, nos convence la fiesta.

La paz es la percepción de aquellos
que no tenemos ni idea
de qué va eso de la guerra.