Google+ Followers

lunes, 25 de abril de 2016

El faro


El espejo, el camino.
La estampa en el silencio del mar cuando me mira.
La brizna de esperanza de que la costa existe.

El halo cibernético que da sentido al rumbo
cuando el viento se detiene y no sabes adónde…

El faro se hace amigo de la quilla,
de la alefriz oculta que dirige los ánimos.
Y el velero cautivo se embauca hacia las rocas
donde el faro majestuoso preside el orfanato
de todas las premisas

La embarcación se enamora
de una imagen de fuego.

Cuando consigue su propósito
y alcanza el istmo natural;
altivo y presuntuoso, el faro,

alumbra hacia otra parte.