Google+ Followers

viernes, 1 de enero de 2016

Solsticios

Surgen los actores sobre el cuerpo que yace
a merced del primer verano, que se abre
y templa el verano definitivo
y se presta caliente,
en medio de susurros inconexos
o demasiado explícitos.

Mi boca se hace azúcar al beso,
el ahora se engrandece  
saboreando la espuma
que enerva la arritmia de los dioses
entre nubes que se establecen eternas
y que mueren de golpe,

y mi espera se vuelve invierno incierto,
arropándome, en la luminiscencia, con las hojas
que a mis dedos complace en infinito,
arribada en la afrenta
del teclado que cómplice se constituye
entre solsticios incansables y fructíferos.

En el cálido…