Google+ Followers

viernes, 13 de noviembre de 2015

Qué voy a hacer contigo, niña -


Qué voy a hacer contigo, niña.
Si cuando cierro los ojos te acaricio
en mis noches de insomnio y avaricia
asumo que me niegas el latir que tanto necesito.
Me muero, me muero cuando te estoy pensado
y cuando no te pienso.

Qué voy a hacer contigo, niña,
si cuando estoy trabajando, no me dejas.
Colapsas el todo de mi tiempo
y en mis pensamientos te recreas y dominas
porque quiero y no quiero deshacerme
de esto que me oprime

si mi alma se ofrece en desafío
del cielo de tu cuerpo envenenado
del vino loco que presiento en tus mareas
del líquido oportuno que sería
el impacto traicionero y urgente
que nos quemaría las bocas que me queman

que no soporto el sopor de mis dedos
soñarme dejándome llevar quiero
 tu lascivia me reclama, ansiosa tu mirada de gata.

Mientras me cuentas que has comprado no sé qué libro
y es que no te escucho, porque me pierdo  
por tu escote;  te mueves al son de tus latidos
como esa medalla imprudente
que se mece entre tus senos cuando juegas con ella.

Qué puedo hacer contigo, niña,
si me retas cada vez que te miro
si te sueño cada vez que me rindo
si me tienes en tus manos prisionero
que a tu cuello me quedo malherido
cuando a hurtadillas me prendo como loco

si a tu cuerpo presiento pesadillas
si me dejo llevar por la locura y te sigo pensado
y pensando se queda el alma en tenso desconsuelo
cuando lo que quiero, niña, 
es perderme contigo, y destrozarnos a mares
que choquen, mi cuerpo contra el tuyo
y el tuyo haciendo estragos,
como loco te pienso y no te pienso.

Se me abocan celosos los besos de los besos.
Desbaratar los límites, estos que nos acotan, quiero,
para poder, contigo, respirar el momento y la dicha
de gozar el más dulce de los versos
del poema eterno que se esconde
en el centro de tu centro mío.

Qué voy a hacer contigo.