Google+ Followers

sábado, 3 de octubre de 2015

Me besa el mar **

Imposible celeste en el blanco traslúcido          
cuando todo es un baile

el son, la estela, la onda
esa lluvia de plata que cairela
la espuma que decora la ráfaga

el aire solivianta...

el mar se hace costumbre
enmaraña tus ojos
soñando ser la boca que te besa.

Sus  líneas definidas en el líquido justo
donde se dignifican todos y cada uno
de cuantos sentidos nos laten y confunden.

El mundo es como un baile
y en el violento ritmo se te ofrece la calma.

Son líneas engañosas con formas de cristales
que se convierte oxígeno y sin pensar,
le consientes serte, por un instante, ola.

Todo el mundo es un baile de caricias  
junto al pretil mojado de deseo
y besos húmedos que te muerden la cara.

Baile de sones encubiertos
constante verde azul, oleajes
en el obsceno todo que te condena reo.

Y ya no te resistes, el rededor
te lubrica hasta el alma, fundiéndote en lo íntimo
estallándote en briznas de gotas transparentes.

Como una profecía se te envuelve el silencio,
rudo sonido lento en un agua callada.

Y una frase maltrecha te pronuncia la boca
navega a la deriva
en medio de la alquimia que te propone el mar.

Sabes perfectamente que la magia no existe
que siempre el horizonte
no es más que un espejismo.