Google+ Followers

miércoles, 8 de julio de 2015

y lucharé como tal... -

Hace un momento, ahora mismo
dentro de los segundos
que deciden el presente y el futuro
acaba de empezar el resto del juego
hasta finalizar todas las partidas.

Y…, mal que pese, trueco todo por seguir
más ligera de equipaje
cortando lazos y sajando espacios
para llegar al mío, a mi lugar,
al área de la base justa
donde supongo se nivelarán 
los criterios y las demandas.

Encontraré mi refugio
descamándome como un pez
para llegar al silencio ineludible
donde buscar esa paz que no existe.

El criterio gana la batalla
o puede que sea un espejismo
que por salir de puntillas
gane algo…, o nada, como siempre.
Pero como quien ha vivido  
en el terreno de la ofensiva
yo, acostumbrada, quiero ser guerrero.  

Me vestiré de disidente
me pintaré con colores de guerra
y sola, como una amazona
que fuese por libre,
afrontaré el destino tal como venga.

Sola, quiero seguir sola
aunque la gente me acorrale
y hasta me bese, y hasta se entreguen
y me quieran
aunque la gente a la quiero no me deje nunca

yo apuesto por ser soberana
apretaré firme, el cincho a mi cintura,
fuerte, para darme el cariño que me falta
la fuerza, y fuerte ceñiré la circunstancias
aun con las manos vacías.

Voy a ser guerrero y lucharé como tal
aunque en mi trinchera me encare 
disparando contra mi soledad,
contra las balas que el mundo me dispare
y yo la hiera, aunque jamás sea capaz de matarla
de asesinarla con el Kalashnikov
que se me antoja a mi alcance.

Hoy, que aún me queda el destino por forjar
y un puñado de dignidades
a las que les he cogido cariño
y de las que no quiero desprenderme,
a pesar de que la vida no me dé tregua
y me acosen de nuevo los fabricantes
de inmemoriales penitencias
esas que latieron desde el primer momento
en este juego imprevisible.

Hoy que me he levantado
no con ganas de dormirme
sino con ganas de gritar,
gritar hasta quedar afónica.

Hoy quiero ser guerrero
y luchar en esta reyerta
hasta que una bala me alcance y me mate;
mal que me pese.