Google+ Followers

miércoles, 22 de julio de 2015

Sigo pensando... --

Sigo pensando...
Llevo toda mi vida escuchando consejos, perseverantes y continuos, de que no me transparente tanto, de que doy armas al mundo para que den en la diana de sus vicios.
Mis poemas enseñan mis tripas, mis escritos desvelan mi alma y mis palabras me desnudan como a un niño recién nacido, LO SÉ.
Pero yo soy yo; llevo toda mi vida latiendo a un ritmo diferente y quiero y me reafirmo, que quiero seguir siendo YO; con mis rayaduras, mi manera loca de estructurar la vida cuando, por ejemplo, un abrazo o un apretón de manos es el circular por las venas del otro, como rememorando el ancestral rito de la empatía, esa que tanta falta nos hace.
El secreto para que el mundo fuese diferente. En ello debimos perseverar; LA EMPATÍA, era la fórmula para acabar con los mandadores, con los fabricantes de esta civilización que se desvanece en su propio poder, esquilmando dignidades y rompiendo los sueños, dejándonos sin alimentos ni para el estomago ni para el alma.
Voy a seguir siendo YO, voy a seguir pensando que rodar por el mundo es la manera…, que pensar que cada individuo es uno y por ser uno, puede ser igual o distinto, pero también puede ser una experiencia de empatía extraordinaria que me niego a perderme porque en el camino también haya depredadores.
No voy a cambiar, seguiré siendo transparente, contando mi vida como quien riega agua. ¿De qué otra forma mi experiencia y mi recorrido por la vida puede servir al mundo?¿Cómo avanzaría el mundo si todos nos calláramos nuestros errores, nuestros tesituras, nuestros aciertos, nuestras reflexiones, nuestras conclusiones, esas que son caldo de cultivo para que otros no caigan, no resbalen por el mismo tobogán? ¿Cómo?si el silencio, estoy segura, es el peor enemigo para el ser humano. No sólo hay que escarbar e indagar en lo escrito, que es la fuente de todo lo anterior, también es importante analizar una mirada, mirar fijamente al pozo que se esconde en el fondo de los iris, mientras que las palabras hacen de libro abierto…
El silencio es solamente silencio y yo me niego a serle fiel…
Seguiré empeñada en reconstruir esta transparencia mía, aunque convierta en transparente, también, el círculo rojo de mi diana. Aunque, reflexionando, incluso el daño te hace sentir viva. Será por eso que al final siempre piensas que la experiencia es la experiencia, y que en caso contrario, si nunca arriesgas, no ganas ni pierdes, con la sensación de estar muerta.
Debe ser por eso por lo que, yo sí, yo sí juego continuamente al ajedrez, continuamente, aunque las piezas no estén donde deban, aunque las piezas se muevan de una forma injusta, igual, igual que la vida, de esta forma…
Posdata:
Cuando ganas, te llevas frases fantásticas… como tesoros que guardo en mi caja de Pandora, y cuando la abro descubro de verdad todas las riquezas del mundo…, esa…

hasta que por la mañana... -


Tengo que confesar que soy adicta. 
Permanece en mi piel durante el día, como un murmullo, dándome aquello que me falta, hasta que la luz desaparece, y entonces se hace fuerte la sensación de dependencia.
Me inoculo en el riego sanguíneo todo lo que de música me queda y el tiempo rencoroso me permite y consigo inventarme una isla donde permanecer, al resguardo de todo, mientras ella canta para mí, en una audición extraordinaria...., como una diosa, como si del canto de las siete sirenas se tratara.  

Cuando me quito los cascos y cierro el ordenador, y su voz desaparece, me invento una canción sonando a mis oídos para no echarla tanto de menos, y poder sobrevivir hasta dejarme caer, silenciosa, en mi cama, mecida por los últimos acordes..., adicta hasta los tuétanos, soñando con su voz por otro rato, hasta que por la mañana...

lunes, 20 de julio de 2015

Mármol o Liparita -

Qué atrayente el mármol
cuando el tiempo lo ha forjado
a duro y blanco, impertérrito,
como si se hubiese hecho a sí mismo.

Qué interesante y magnético
con sus visos de brillos imperfectos
y en esa dualidad te permaneces
al provocar pudor por si al rozarte duele
quizás por frío.

Pero no, no se trata de mármol impecable,
no hablamos de roca evolutiva que de caliente a frío
en esa metamorfosis desencadenante
se convirtiera en blanco reluciente.

Parece que si en mi cuello
luzco el alma que me sobra  te descubro
y cuando te miro, te siento casi humo
de raíces antiguas en tus tripas rancias
que no hay más viejo que aquel que lo presiente
cuando al final el tiempo es relativo
y la edad depende de la inercia
que te ensalce el silogismo y la dicha.

Y en tus bolsillos… que saben a cerveza
que si de algo presume es de su espuma
y en ella va su lustre y desaparece.

¡Con todo lo que llevas, amigo, en los bolsillos!
es triste que la espuma viva y muera en un instante
justo ese que se tercia al mirarte a los ojos
y entonces mi alma se acongoja y petrifica
y también toma tonos grises
en plena simbiosis de lo humano,
cuando de lo humano era de lo que se trataba.

No eres mármol, amigo, lo dicen tus ojos
que me cuentan historias que te callas
al enfrentarte desnudo como un niño
aunque tú prefieras sentirte roca dura.

Eres… como una ola perdida en plena sierra
en un rincón extraño en desvarío
como una penitencia. Cuando Eres Viento,
eres talento y amor, si tú quisieras.

Mientras tus bolsillos esconden
un mundo, superviviente, de giros y estructuras
con palabras increíbles,
que pueden rozar como liparita,
suavizando de golpe mis esquejes
para quedarme liviana y expectante
como una adolescente,
después de regalar, amigo, el aire que te sobra.

Pero has decidido esconderte en mármol
que se agrieta y despedaza por momentos
en vez de asumir tu geometría
y mostrarte sin tanto fingimiento,
(por no nombrar, amigo, la palabra que me llena la boca)
arropándote en frases tan trilladas,
cuando no hay mejor argumento que uno mismo.  

Transparente y casual como una brizna,
además de intenso y lacerante como una frase,
te presintió mi alma que tiene ojos de gata confesa.

Soñaba verte poema, ese que te late y que te ahoga
y por hacerte sentir mármol, nos comparte,

Y mi lágrima llora
al pensar que sea solamente por eso.

domingo, 19 de julio de 2015

Dándome igual el resto de la historia -

Un día cualquiera
cuando menos me lo espere
me sorprenderé a mí misma haciendo un poema
que me describa el cómo, el de qué manera
que arranque mis tripas de su lugar
y las eche al aire, como si fuese cometa
para que vuelen
y recoja instantáneas que merezcan la pena.

El beso, el agua, la paz, el aprendizaje, el ejemplo,
el consejo; esa voz pausada que te alimenta.

La risa de alguien aunque no tenga camisa,
la que buscaba el rey tan desesperadamente.
Quiero esa desnudez, sentirla,
tan ligera de equipaje que ni pensamientos lleve
y en el espacio, que deje libre, poder recostarme
dejarme llevar como una ola

dándome igual el resto de la historia
dándome igual el resto de la historia
dándome igual el resto de la historia

que tres veces Judas acusó a Jesucristo…

Algún día
como un libro al que le falten
todas y cada una de las últimas páginas
y que cada cual imagine un final,
sin prisas, liviano y sencillo, como una flor,
quiero un final como una flor
cayendo sutil cada pétalo
porque la brisa suave lo provoque
con ese vaivén
y entonces el jardinero tire
y todo desaparezca
y todo desaparezca
y todo desaparezca.

Algún día.

sábado, 18 de julio de 2015

Y yo me crezco -

Serpientes que se enredan,
y pisan insensatas lo sensato que me queda.
Serpientes que se enredan en mis dientes
y atacan mi lengua
haciendo nido en mi sien.
Y vivo, a diferencia del resultado
a priori de la ecuación, yo vivo
mientras alguien escribe un poema ambiguo
en el teclado de mi ordenador
alguien que se distancia y a quien no conozco.
Alguien que de tanto darse se evapora
y yo me crezco,
mientras las serpientes me gobiernan
se adueñan y se envanecen.

domingo, 12 de julio de 2015

Solamente míos... -*

Voy volcando mis telas sobre el piso
mientras tiro de mis hilos y los embrollo
casi con rabia, desbarato mis trabajos a medias.

Despojo las lanas de las agujas de punto
y todo junto lo revuelvo por el suelo…

Vacío las cajitas y los cajones
y lo amontono todo, ya nada me sirve.

Paseo por encima de los despojos,
con una sensación de cierto alivio
desestimo los trozos de tela de colores.
Los cientos de papeles los rompo en mil pedazos.
Aunque los libros del colegio
los cuadernos de mis hijos con letras por empezar
esos duelen, tanto que desgarran
sus crecer, sus llantos, sus risas
sus rincones que se guarecen
entre las páginas de los cuentos.
Sus trabajos para el día de la madre, y sus compromisos
sus autoestimas, sus ilusiones
volcadas sobre una simple hoja de papel,
tanto y nada a la vez, tanto y nada…
Y todo junto se convierte en montones de cosas
que se llevan mi vida al contenedor
como un letanía, como la vida cuando la banca gana.

Necesito aire y sobreseimiento por todo lo tirado
en el convencimiento de la seguridad
que el desaparecer todo esto es lo más lógico

Y entonces preparo una caja grande
con toda esa ropita de bebé,
y el juguete que hacia las maravillas en su cuna.   

Y casi como no sobrevivo, hago recuento y me quedo
me quedo con sus sonrisas, yo me quedo
con esas caritas de curiosidad,
me quedo con el abrazo nocturno,
con su pedir cuentos sobre cuentos
en la oscuridad agradable de su habitación,
con el consejo sincero mientras me escuchaban
con la pregunta imprevisible mientras nos reíamos
con la ternura y la inocencia
con ese amor en palabras mayúsculas
con el verme una diosa y hacerme sentir una diosa
en los momentos en los que necesitaba
asidero y retaguardia.

Me quedo con el disfrute de sus manos en mi pelo
con esa sensación de que era para siempre
cuando el para siempre no es más que un espejismo.

Me quedo con sus bocas en mi pecho
en el momento en que mi vida era sus vidas
y mi alimento era el único cordón umbilical
 para deshacerme de la sensación
de que eran solamente míos.

Me quedo con sus besos en mi cara,
con mis besos en sus caritas de niño,
con su piel suave y mis manos
acariciando el mejor de los regalos...

Hoy, hoy he vaciado los cajones con prisa
como si el tiempo no me diera el suficiente tiempo.

Que si por lo que sea voy a destiempo,
solamente me faltarán por recoger
mis poemas y la música…






































sábado, 11 de julio de 2015

Sería suficiente -

Quiero una estela diferente
que se apaguen las luces de una vez
para quedarme ciega, de pronto
y que con un resplandor inesperado
se nos descubra el mundo de otra manera.

Quiero una palabra, una promesa
un de rodillas con el alma hecha pedazos
que respiremos a cachos
sin darnos ni siquiera cuenta.

Puede que se trate de amor
y ya no recuerde que se siente
cuando te colapsa...
y una inquietud común
que nos asfixie y nos mate
para revivir de pura locura
en la cordura de quererle.

Quiero expectativas
como racimos de uvas
que me secuestren
como la lluvia en la cara
y pisar fuerte después de la tormenta.

Quiero un camino de vida
y que Don Quijote me haga el juego
que sus molinos me parezcan gigantes
me solivianten y me hagan saltar por los aires
como un cometa de colores de hierba
y amapolas del campo en el cielo
que por estrellas flores y en flores convertirme
cuando se me crucen tus labios.

Quiero una montaña en la quimera
del horizonte, que se convierta a ratos
en la figura errante de un amor cualquiera
que me bese y se vaya, pero que me bese
un instante que dure el resto de mi vida...,
y luego que se vaya,
que se vaya si eso es lo que quiere…

Quiero un mar de abrazos
y de roces y sueños
de palabras y risas
y encontrarnos de golpe
como un choque de trenes
como caballos libres
como las aves, como las olas
cuando las mueve el ritmo que nos marca la luna.
Quiero estallar como un castillos de fuegos
en plena efervescencia
que si no estallo, me apago
y no quiero morir en esta tesitura.

Con un beso, mi amor, amor, 
con un beso sería suficiente… 

aún relucen en briznas… -


Vivimos ebrios de todo
lo que no significa más que humo.

Yo indago buscando el sentido.
El sentido auténtico; sentido, latir,
el golpe sordo en el pecho que me despierte
y el corazón comience a sentir el sentido
a palpitar loco en la cordura de la locura
que envenena para salir indemne
y morir para no morirme
para no morirme, que sin sentir me muero
y si me muero, seré poco más que un trasto roto.
El sentido, yo quiero sentido, dolor e ira
que me duela el recorrido de mis tripa
que me retuerza en el dolor y el desencanto
arañarme la cara sin los sueños
que no quiero quimeras ni espejismos

TODO MENTIRA, Y EN LA VERDAD SOBREVIVO
porque sin ella no seré más que una estrella
de esas que muertas aún relucen en briznas…

miércoles, 8 de julio de 2015

y lucharé como tal... -

Hace un momento, ahora mismo
dentro de los segundos
que deciden el presente y el futuro
acaba de empezar el resto del juego
hasta finalizar todas las partidas.

Y…, mal que pese, trueco todo por seguir
más ligera de equipaje
cortando lazos y sajando espacios
para llegar al mío, a mi lugar,
al área de la base justa
donde supongo se nivelarán 
los criterios y las demandas.

Encontraré mi refugio
descamándome como un pez
para llegar al silencio ineludible
donde buscar esa paz que no existe.

El criterio gana la batalla
o puede que sea un espejismo
que por salir de puntillas
gane algo…, o nada, como siempre.
Pero como quien ha vivido  
en el terreno de la ofensiva
yo, acostumbrada, quiero ser guerrero.  

Me vestiré de disidente
me pintaré con colores de guerra
y sola, como una amazona
que fuese por libre,
afrontaré el destino tal como venga.

Sola, quiero seguir sola
aunque la gente me acorrale
y hasta me bese, y hasta se entreguen
y me quieran
aunque la gente a la quiero no me deje nunca

yo apuesto por ser soberana
apretaré firme, el cincho a mi cintura,
fuerte, para darme el cariño que me falta
la fuerza, y fuerte ceñiré la circunstancias
aun con las manos vacías.

Voy a ser guerrero y lucharé como tal
aunque en mi trinchera me encare 
disparando contra mi soledad,
contra las balas que el mundo me dispare
y yo la hiera, aunque jamás sea capaz de matarla
de asesinarla con el Kalashnikov
que se me antoja a mi alcance.

Hoy, que aún me queda el destino por forjar
y un puñado de dignidades
a las que les he cogido cariño
y de las que no quiero desprenderme,
a pesar de que la vida no me dé tregua
y me acosen de nuevo los fabricantes
de inmemoriales penitencias
esas que latieron desde el primer momento
en este juego imprevisible.

Hoy que me he levantado
no con ganas de dormirme
sino con ganas de gritar,
gritar hasta quedar afónica.

Hoy quiero ser guerrero
y luchar en esta reyerta
hasta que una bala me alcance y me mate;
mal que me pese.

sábado, 4 de julio de 2015

Hoy quiero no sentir nada -

Que me colapse la música
para arraigarme al aire
que me colapse la música
para no escuchar la música.

Necesito los ritmos, los sones
las voces fuerte a mi oído
para no escucharme
para no atenderme
para soportarme
para sostenerme
para respirar el oxigeno necesario.

Hoy quiero sentir distancia y frío
como para acostumbrarme
por si el mundo se me cae encima
por si se me derrumba el todo que me abriga
y yo me caigo, y me deshago bajo los escombros.

Hoy quiero sentir soledad
para dejar de sentirme tan sola con mis pensamientos,
las locuras se acumulan como muebles viejos
que llenan el espacio, sin dejarme ver la luz.

Hoy quiero no sentir nada
para dejar de sentir todo esto
que no me deja sentir otra cosa.

Hoy quiero no sentir
para sentir y querer sentir entonces.

Hoy quiero,
hoy
que
no
estoy,
que 
no 
soy 
yo.