Google+ Followers

jueves, 18 de junio de 2015

El rumor que queda en la sombras… -

He revuelto los pinceles,
con rabia, hasta acariciarlos;
ahora que lo pienso, igual no llegué
ni siquiera a tocarlos…

He mezclado colores, pátinas, acuarelas
y esos botecitos de pintura
de crear flores y árboles
botecitos de pintura de donde salía la vida
de una manera maravillosa.
De donde los perfiles del verde emergían
como magia, con el aroma a manos tiernas
con los tonos de la felicidad hecha pétalos
y hierbecilla del campo
que cuando los miras vuelas como un pájaro
vuelas por encima del cielo
que se siente cuando los miras
cuando los miras.

He revuelto los pinceles con la mezcla
seguramente fue así, como un impulso
o igual los dejé justo como estaban
para que el entorno no se diera cuenta
como si todo estuviera en su sitio
como antes, como siempre.

Pero el montón de  páginas con palabras
esas las apreté contra mi pecho
contra mi pecho;
y los recuerdos, los que duelen
también, con el sabor a granizada de limón
 y a helado de fresa y nata
con un puñadito de jazmines
y una mariposa, de esas que se ponen en el pelo
entonces todo junto…

todo junto lo he plasmado a brochazos
sobre el lienzo oscuro que me queda
que me quema, que me ahoga, que me maneja
y que hace de mi locura la estela
el sabor, el color y el nombre.

Cuando despierto y desaparecen,
cuando los sentimientos te ensalzan y desaparecen
cuando todo va desapareciendo
de la vida, entonces, queda la amalgama
de todo junto en la pintura abstracta
que voy dibujando sin querer:
la esencia, el rumor que queda en la sombras…