Google+ Followers

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Esa odisea *

EN el reflejo del agua se esconde lo esotérico
lo mitológico, lo antiguo, que el mar balancea
sobre las teclas de un piano azul verdoso

azul irisado a celeste prodigioso
cuando en el fondo del mar
Poseidón me guarda el mensaje,
el comentario, las risas y el adobe
necesario para quedarme abordo del velero.

Ese reflejo azul donde nace
y mueres los sueños.
Es cuando Eolo, importante,
mece los cúmulos  
que enturbian los espejos
 y rompen el sueño  
 en los silencios y en las treguas.
Mi Hermes preferido
me recompone a besos, a caricias
a guiños y a whatsapp que me hacen reír
y vuelve el espejismo
a tomar el cuerpo deseado.
 

Mientras Perséfone
se cae de vez en cuando en los infiernos
asumiendo que Hades la somete
y ella se resiste y navega  
por esas primaveras que existen
en el vértice prometido
en las puntas de las ramas
de los árboles del mar,
olvidándose de las nubes
que todo lo ennegrecen.