Google+ Followers

viernes, 21 de noviembre de 2014

Eres..., el vuelo alto, volando a ras…, soñando pienso… y es realidad… Eres… --

Quiero volar muy alto mientras duermo
para volar más alto si despierto
cuando soy consciente de que me abrazas
y mi vuelo se esparce entre las sábanas
y sigo siendo vuelo en tus palabras
susurradas a sones en mi oídos
y en tus besos, mi amor, cuando me amas 
y sucumbes al abismo de mi boca
sucumbes a los cantos de sirena que invento para ti
y entonces, sin cadenas, te ato a mi cintura
y te amarro a mis trenzas despeinadas
a mi perfiles y a mi retos
muriendo bajo tu influjo.

Vuelo entonces, en tu mañana
vuelo en tu tarde, en tus cielos amplios y despejados
y en tus cielos grises y tristes
y malhumorados, si hace falta.

Vuelo justo desde donde empieza
y acaba tu vuelo,
tu recorrido eterno por mis ojos.
Vuelo en las risas que me regalas
y vuelo en los desayunos maravillosos
frente a una simple taza de café
que en ese momento es todo un paraíso.

Vuelo con alas nuevas
cada vez que me miras
necesitando siempre tus besos
esos que prenden alas a mi deseo
y me hacen volar tan alto,
y me hacen rozar el cielo
y me hacen sentirme feliz
a segundos enteros, a intermedios
a secuencias, a ratos, a momentos
a trozos de sueño que desgarro
de esta realidad aplastante que me mata.

Porque tú eres mi prendedor de momentos mágicos,
mi pirata, mi príncipe, mi tejedor de herramientas,
las que se hacen, como encajes, en el alma,
eres mi medicina, mi música importante,
mi trovador de leyendas, de historias, mi analgésico,
el rumbo completamente loco en medio de esa cordura tuya.

Mi inventor de ensoñaciones en las que me sumerges
mi embaucador de días y mi amante en esas noches
que pintas, entusiasta, en pleno mediodía.

Eres... el vuelo alto volando a ras...
soñando siento que es realidad, 
tú eres...