Google+ Followers

jueves, 18 de septiembre de 2014

Huelva se cierra --


   Otro paso hacia el cierre de Huelva.
   Poco a poco están desapareciendo los pulmones que hacían de Huelva una ciudad de progreso. No evaporamos frente a la sumisión de todos aquellos que se resignan y dan por hecho que los poderosos pueden hacer con su capa un sayo, apoyándose en leyes nacidas para facilitar el despido. Se amparan en ellas abusando de las circunstancias, fabricando presuntos velos y capas de pátinas que les faciliten el trámite y les proporcionen acceso directo a caminos taimados que nos dejan a todos en la puta calle. En esa misma calle donde deberíamos estar mientras dure toda esta lucha. Mañana empieza el verdadero viaje, ese que nos llevará a no sabemos donde.
     En la calle está el secreto, sin duda. Todos lo sabemos. Pero por estos lares la educación, arcaica y represiva, y cómoda ahora, ha hecho de nosotros conformistas perfectos frente a los desmanes y derrumbamientos, sean los que sean y vengan de donde vengan.
   YA ESTÁ BIEN, debemos echarnos a la calle.
   La calle es la única alternativa, la permanencia perpetua y constante. Nadie gana una lucha sin perseverar. No voy a llorar, a derramar ni una sola lágrima, por dignidad, pero sí puedo permanecer frente a los poderosos hasta que estos se cansen de mi presencia. Si van a desbaratar nuestras vidas, y se van a ir de rositas, yo, al menos, puedo incomodarlos.
   SE TRATA DE PERMANENCIA Y REPERCUSIÓN, eso se consigue haciéndonos visibles y molestos. Todos a uno, unidos por el vínculo de las manos trabajadoras, desencantadas ahora ante el paro y el abocamiento a la desesperación.
      NO SE TRATA DE PROMOVER DESORDEN, sino de mantener el orden y el equilibrio en nuestra provincia, con trabajos estables que garanticen la viabilidad de la provincia.
    NO SE TRATA DE IR CONTRA EL SISTEMA, sino de evitar que todas las familias perjudicadas, directa e indirectamente, salgamos de él, una vez se agoten las prestaciones y ayudas sociales a las que nos tendremos que supeditar, cuando lo único que pretendemos y necesitamos es un trabajo. 
   Tenemos que despertar, y ser conscientes de que sin lucha es imposible ganar.