Google+ Followers

jueves, 12 de junio de 2014

La importancia del instante -


No se trata del tiempo en infinito

sino que el instante tangible
se absorba como alimento necesario.

Yo no quiero que me embauquen y distraigan

me arrisco por sentirme ahora primero
con capacidad de regodeo en lo etéreo 
y en lo humano.

No seré capaz de perdonarme
si me dejo robar y me quedo desnuda del espacio
y el criterio para vivir en libertad;
con lo justo como apero imprescindible
con el aliento húmedo del elixir primario
y el paladar al nivel necesario.
Pero mi piel cubierta por tus dedos
y el tejido suficiente
para hacer del decorado un hogar cálido.

Que nunca me he de perdonar
si me roban la libertad por ser incauta
y entrego mi tiempo
hoy que valoro mi imperio y mi tesoro.
Y el camino urdido en la esperanza.

No se me ha de escapar instante caprichoso
sin marcar mis huellas en su viaje
sin que sepa de besos y de caricias
y se arrope con el cariño y el amor necesario
para sentirse privilegiado en la afrenta.

Este arbitrario ánimo mío, necesita que abandere
que el momento sea siempre protagonista
que ni una sola gota de tiempo se me escape
díscola e insensata, sin que sepa de su valía
aunque se regodee en su siempre 
incesante cambio de ritmo.
Que mi alma libre
como si de un puñado de agua se tratara
apriete los momentos enteros
como queriendo atrapar
la lluvia eterna del invierno
soñando en primaveras
soñando como sueñan los niños.

Abril 2013