Google+ Followers

sábado, 21 de junio de 2014

Angie, eres como un poema --*

Una laguna dulce, con un sol calentito
de una mañana buena
el migajón mullido de una hornada de leña
la cúspide dorada, imprescindible
de una soñada magdalena
cuando no se ha desayunado todavía.

Un campo de amapolas silvestres
con sus alas sutiles colmadas de belleza
que anidan, cual cometas rojos
en un campo de hierba
con margaritas blancas esparcidas entre ellas
que no saben, calladas, que son rosas y perlas.

No sabría componerte un poesía
porque tú eres la esencia misma del poema
la rima perseguida, la codiciada armonía
la métrica perfecta
las palabras que se entrelazan
de esa sorprendente y elocuente manera
que sensibiliza y abona el alma del poeta.
La frase, el verso, la prosa,
la alquimia de su conjunto.
No sé qué te diría si de una poesía se tratara.
Eres la belleza tangible,
con esa tenue ternura que le da forma y luz
a tu serena y compleja sinestesia
que hace adicto de ti a aquel al que secuestras.

Eres, serás, y tienes la bonita
poesía, hechizante y maravillosa
que se esconde en las letras.