Google+ Followers

sábado, 21 de junio de 2014

Ese abril primero en los ojos de Belen --*

El verde desleído, intenso, decorando
como un abril primero el espejismo liquido
de tu mirada, dando un tanto de oscuridad
a la tremenda primavera que se esconde en tus ojos.

No tendría tiempo suficiente
para resumir lo que se debe sentir enamorado
cuando matizas tonos al viento de esmeraldas
con el capricho cariñoso
de los volantes de las aceras ocultas de tu alma
y se arremolinen todos al mismo tiempo.

Y cuando te precipitas, juntando todos los sentires
en ese febril, joven, enamoramiento
al mirar encandilada a tu enamorado.

No tendría tiempo suficiente para relatarte tanto...
Solo recapitulo lo que se esconde
tras los cristalinos claros que me miran
cual una mañana limpia y transparente del verano
ese trozo de mar verdiclaro
-color de la esperanza de tus ojos-
cuando las olas se prestan al desafío
que se esconden bajo la perfección inmaculada
de tu acostumbrado alegre claro-verdeo
como el beso de un niño
que te conmueve con su precipitada
ingenuidad y su extraordinaria complacencia.

Y robando palabras a Juan Ramón
que enardecía la inmensa necesidad
por esa sensibilidad necesaria
me secuestra el pensamiento una frase eterna:
¡la transparencia de tus ojos, Dios, tu transparencia!